C/ Corazón de María,6

28002 Madrid ESPAÑA

 

Tel: (34)  91 570 11 00

Fax: (34) 91 579 31 57

 gil-vega@gil-vega.es

MODALIDADES DE PROTECCIÓN

Patentes de invención


¿Qué es una patente de invención?

Una patente es un monopolio que el Estado concede a un inventor por un período máximo de 20 años, para la explotación de su invento, a cambio de una descripción detallada del mismo, que permita a un experto en la materia su puesta en práctica, de suerte que pueda explotarla libremente, una vez caducada. A los 18 meses de la solicitud, la descripción se imprime en fascículos que se ponen a disposición del público.

Por consiguiente, el sistema de patentes pone a disposición del público cientos de miles de documentos de información tecnológica. De esta forma, el sistema no sólo ofrece protección al inventor, sino que además constituye el principal instrumento de diseminación de las innovaciones técnicas que permite a los empresarios estar al corriente de las innovaciones en su sector, a partir de las cuales podrá, a su vez, tomar ideas para nuevos desarrollos.


<volver>

¿Qué invenciones son patentables?

Son patentables las invenciones que cumplan las siguientes condiciones:


<volver>

¿Qué invenciones no son patentables?

No son patentables las invenciones que cumplan las siguientes condiciones:

  1. Los descubrimientos, las teorías científicas y los métodos matemáticos.
  2. Las obras literarias o artísticas (protegibles a través de Propiedad Intelectual).
  3. Los planos, reglas y métodos para el ejercicio de actividades intelectuales, para juegos o para actividades económico-comerciales, así como los programas de ordenador (protegibles a través de Propiedad Intelectual).
  4. Los métodos de tratamiento quirúrgico o terapéutico del cuerpo humano.
  5. Las invenciones contrarias al orden público o las buenas costumbres.
  6. Las variedades vegetales (que son protegibles como Obtenciones Vegetales).

<volver>

Razones por las que conviene patentar

En el mundo actual, las empresas se ven obligadas a innovar continuamente, pero la innovación sólo genera valor añadido si se protege debidamente mediante derechos de Propiedad Industrial (patentes, modelos de utilidad y modelos industriales).

Muchas veces al empresario que ha introducido algún perfeccionamiento interesante en su producto no se le ocurre patentarlo porque piensa erróneamente que no tiene entidad suficiente como para ser patentado, ignorando que un gran número de patentes se refieren a pequeñas innovaciones que pueden ayudar a competir con ventaja si son protegidas.

La ventaja de la exclusividad en el mercado permite no tener que basarse tanto en el precio como arma competitiva.

La posesión de patentes incrementa considerablemente el valor de la empresa que, además de poder explotar directamente y en exclusiva sus innovaciones en sus mercados principales, tendrá la posibilidad de conceder licencias en mercados que no son de interés directo para ella.

Además, una empresa con patentes se encuentra en mejor posición para negociar acuerdos favorables con otras empresas sobre transferencia de tecnología.


<volver>


English